«12 Meses 12 Sellos.- 2020. Lleida»

Mañana 3 de agosto se pone en circulación, el sello, «12 Meses 12 Sellos.- 2020. Lleida»

Dentro de la serie denominada «12 Meses 12 Sellos», el día 3 de agosto se emitirá un sello de correo autoadhesivo dedicado a Lleida.

La naturaleza, el arte, la gastronomía y la aventura son algunos de los atractivos que ofrece la provincia de Lleida a todo aquel que desee visitarla. Una provincia que nace entre las cumbres, valles y lagos del Pirineo; fluye por el rio Segre y sus afluentes para vertebrar el territorio y regar la huerta de frutales que ciñe la capital,  para terminar desembocando en el Ebro, que acaricia el extremo más meridional de la provincia.

El sello de la serie 12 meses,  12 sellos, evoca con un mosaico de imágenes, el encanto de la provincia, dando forma a las iniciales que quedan enmarcadas por el paisaje que ofrece el Parque Nacional de Aigüestortes i Estany Sant Maurici, con las imponentes cumbres de Els Encantats  al fondo.

Las dos iniciales culminan con las torres que aluden a la historia y al arte románico de la iglesia de Sant Climent de  Taüll, primera torre, que edificada en el siglo XII, forma parte del conjunto de iglesias románicas del valle Boí, declaradas por la UNESCO, Patrimonio de la Humanidad.  La segunda torre pertenece a la antigua catedral de Lleida, la Seu Vella, atalaya y bastión de la ciudad que elevada sobre su alcor en el año 1203, ha velado por la ciudad y su comarca, a lo largo de siglos.

La arquitectura modernista, también presente en la  capital, aparece en la primera inicial, en la imagen de la fachada de la Casa Morera, llamada también Casa de la Lira, residencia del poeta y político Magí Morera.

La gastronomía de la provincia se degusta en la especialidad de los caracoles “a la llauna”, llamada también “cargolada” o “cargols a la llauna”, que cocinados a la brasa sobre una lámina de metal, se sirven acompañados de la salsa alioli o vinagreta. La degustación adquiere tintes festivos en el “Aplec del cargol”, que anualmente congrega a miles de personas dispuestas a disfrutar con la especialidad.

El ágape se puede regar con algunos de los vinos que ofrece la Denominación de Origen “Costers del Segre”, cuyas bodegas se distribuyen a lo largo de la provincia, abarcando tanto zonas de montaña como la cuenca del Segre.

Dentro de economía frutícola de la provincia, la pera cuenta también con un sello de Denominación de Origen, que protege las variedades de blanquilla, conferencia y limonera.

Por último, la bota de esquí remite a las numerosas estaciones de esquí que salpican los Pirineos, y por extensión, al turismo de aventura, que la provincia lidera en actividades como el rafting, el descenso de barrancos o  el parapente, entre otros.

La franja de color verde sobre la que se asienta la imagen reproduce el color de la bandera de la provincia.

Este sello y sus características técnicas, quedará incorporado mañana al catálogo de Sellos de FESOFI, que podéis contemplar en esta misma web.

0