Apuntes sobre el correo aéreo en Canarias 1929

En breve se conmemorarán los 100 años del primer intento de establecer comunicación aérea con las Islas Canarias, a través de la compañía francesa Lignes Aérienes Latécoère (1923), que pretendía unir Dakar (Senegal) con Cabo Juby (Sahara) y Canarias, en dirección a Francia. Para ello, en 1924 dispuso de un hidroavión transformado en anfibio con un tren de aterrizaje retráctil, el denominado Schreck FBA 17, que hacía posible maniobrar tanto en tierra como en el agua. El avión realizó vuelos de prueba en Fuerteventura y Gran Canaria y un vuelo de ensayo entre Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife. Se tiene por cierto que, en este último, el 10 de julio de 1924, tuvo lugar el primer envío aéreo de una carta entre las islas, no sin accidentarse el aeroplano a la entrada del puerto de Santa Cruz de Tenerife. Posteriormente, el 15 de octubre de 1926, también mediante aviones franceses en una ruta que unía Francia con Madagascar en varias etapas, en la tercera etapa, dos hidroaviones llegaron a Las Palmas, transportando el primer envío postal aéreo destinado a las Islas, primer correo aéreo internacional confirmado de Canarias.

Sin  embargo, el gobierno de la Dictadura del general Primo de Rivera era más proclive a apoyar a los alemanes en el establecimiento de estas primeras rutas aéreas canarias. En 1928 ya había volado a Gran Canaria uno de los hidroaviones Dornier Wall de Lufthansa, iniciando así una serie de vuelos de prueba a las Islas. Al año siguiente, sería Tenerife el objetivo para un nuevo viaje de Lufthansa (avión correo exprés) por medio de un prototipo, el Arado V.1. El aparato, adaptado para cuatro pasajeros, había sido diseñado para vuelos postales de largo alcance, y venía desde Berlín vía Sevilla. El vuelo marcó varios hitos en la aviación de Canarias:

  • Ser el primer avión terrestre, es decir, no hidroavión, que volaba desde Europa al archipiélago.
  • Ser también el primero en estrenar Los Rodeos como aeródromo. Este aeropuerto, aún hoy a pleno rendimiento (actual Tenerife Norte-Ciudad de La Laguna) se creó precisamente ex profeso en el propio verano de 1929, tras la petición de Lufthansa de enlazar la isla de Tenerife con Berlín. Para ello el Cabildo acondicionó unos terrenos en una meseta en la parte alta del municipio de San Cristóbal de La Laguna (una altitud de más de 600 m sobre el nivel del mar).
  • Efectuar la conexión aérea más larga con las Islas con 4.250 kilómetros desde Alemania, y el vuelo directo más largo desde la Península, con 1.670 kilómetros. El Arado V.1 invirtió en el vuelo desde Sevilla 10 horas y 40 minutos, a una velocidad media de 170 Km/h.

El Arado V.1 llegó a Tenerife el 5 de diciembre de 1929 y aterrizo sobre las 14:20 en Los Rodeos, en loor de una multitud que se acercó a vivir el acontecimiento y agasajar a los aviadores (von Schroeder, representante de Lufthansa y segundo piloto; Albrecht, primer piloto, y Eichentopf, mecánico), que más tarde se alojarían en el Hotel Martiánez del Puerto de la Cruz.

El periódico local La Prensa da fe del feliz acontecimiento en su edición del día siguiente, 6 de diciembre, y relata como acudieron al aeropuerto, entre otros, el capitán general de Canarias, el gobernador civil, el presidente del Cabildo, el alcalde de La Laguna y el cónsul alemán.

El avión “Arado V”, a su llegada al campo de aterrizaje de Los Rodeos, es bautizado por el Señor Obispo con el nombre de “Tenerife”.

En el viaje de regreso a Alemania, el Arado V.1 llevó correspondencia privada, y una de esas cartas, de indudable interés histórico y postal, se reproduce más abajo. La aeronave salió de Los Rodeos el 13 de diciembre en dirección a Las Palmas, de donde partiría el 14 de diciembre a Cabo Juby, y desde allí a Sevilla, Marsella y finalmente Berlín. Lamentablemente, cerca ya de la capital alemana, el aparato sufre un accidente, falleciendo los pilotos, pero salvándose la correspondencia.

El mismo periódico La Prensa de Tenerife recoge el 4 de enero de 1930 la siguiente noticia: “El Administrador principal de Correos de esta Capital (Santa Cruz de Tenerife), Sr. Rivero, recibió ayer la siguiente carta que le remite desde Berlín el Director de Correos alemán, Sr. Thiel. contestando al saludo que con motivo del vuelo del avión “Tenerife” le envío el personal de dicho centro:

Berlín C2, 20 de diciembre de 1929. Muy distinguidos Señores: Como ya se habrán enterado, no ha sido posible a nuestros magníficos pilotos Von Schroeder y Albrecht, transmitirnos personalmente sus saludos del 13 de diciembre de 1929. La suerte fatal nos los arrebató antes de llegar a la meta. En el correo de Santa Cruz de Tenerife, salvado del aeroplano, hemos recibido sus muy gratos saludos y felicitaciones, con motivo del primer vuelo de correo feliz, entre Europa y las Islas Canarias, por lo que damos a usted y a sus oficiales, profundamente conmovidos, nuestras más expresivas gracias.- Thiel, Director General de Correos.

 

Sobre circulado de Tenerife a Amberes (Bélgica) vía Alemania, salida el 13 de diciembre de 1929 y llegada a Berlín el 20 de diciembre de 1929 (véase fechador de llegada a la capital alemana, al dorso). En el frente matasellos rodillo de salida de Tenerife y en recuadro en rojo “Mit Luftpost befördert – Luftpostamt Berlin C2.”

 

BIBLIOGRAFÍA

José María Raya Sánchez

Grupo Filatélico y Numismático “Drago”. Icod de los Vinos (Tenerife)

 

 

 

0