Centenario Canonización C. de la Virgen del Rocío

Mañana 7 de junio se pone en circulación, el sello “Centenario de la canonización canónica de la Virgen del Rocío“

Si hay una peregrinación religiosa que reúne a un mayor número de fieles, esa es “El Rocío”.

La devoción por la Virgen del Rocío no afecta solo a los vecinos de Almonte, localidad andaluza donde se encuentra la imagen de la Virgen, si no que reúne a su alrededor a gente de toda España, incluso, de fuera de nuestras fronteras.

Este año se cumplen cien años de su Coronación Canónica, hecho que marcó un antes y un después en la historia de la devoción rociera.

Tras más de cinco siglos de historia, a principios del siglo veinte se llevó a cabo una reorganización de la Hermandad Matriz de Almonte, que adquiriría entonces una relevancia real y jurídica y que consiguió movilizar a la sociedad almonteña y en consiguiente, al resto de Andalucía y también de España.

Hoy día, la Virgen del Rocío recibe cada año en su ermita a más de un millón y medio de visitantes, no sólo en los días grandes, los de la romería, si no a diario cuando muchos los fieles acuden a visitar la imagen de la Virgen más venerada de toda Andalucía.

“El camino”, el albero, las marismas, las velas, el silencio, la fiesta, pero sobre todo, la emoción brotan cada año en primavera alrededor de la romería del Rocío.

El centenario de la coronación canónica pretende ayudar a los almonteños y también, a los rocieros en general, a renovar el compromiso con su “madre” de Almonte.

Es curioso señalar, que el centenario coincide con otras importantes efemérides relacionadas, como el 25 aniversario de la visita de Su Santidad el Papa, San Juan Pablo II o el 50 aniversario de la fundación del Parque de Doñana, tan vinculado a esta peregrinación.

El sello con el que se celebran los 100 años de la coronación canónica de la Virgen del Rocío, es una reproducción de la obra del pintor Raúl Berzosa, creada para la ocasión, que muestra un primer plano del rostro de la Virgen coronada, rodeada por doce estrellas. Éstas símbolo de la corona (Apocalipsis S. Juan), cada estrella tiene 7 puntas en relación a los siete dones del Espíritu Santo y en el centro la llama también del Espíritu Santo en relación a Pentecostés y por tanto la Blanca Paloma. Luce la corona de la coronación, realizada con las donaciones de los rocieros de principios del siglo XX, el rostrillo de Muñoz y Pabón y las ráfagas de puntas de martillo o redondas.

Los rocieros celebran 100 años de devoción, de fe y de exaltación a su Virgen.

Este sello y sus características técnicas, quedará incorporado mañana al catálogo de Sellos de FESOFI, que podéis contemplar en esta misma web.

0