Historias en la T. P. de nuestras colecciones

En el mes de octubre de 1985 estaba realizando un curso de formación en Madrid, con mi nueva empresa farmacéutica, un curso de un mes de duración. Se había fundado ASEMA el 2 de abril de ese año. El primer domingo quedé con mi amigo y compañero de junta Francisco Javier García Verdugo, gran coleccionista de tarjetas postales de Madrid, para ir a la Plaza Mayor y el Rastro. Ese día nos conocimos personalmente.

Después de visitar los puestos que él conocía buscando máximas entramos en una de las filatelias de la calle Felipe II, en la acera de la sede de Fesofi, allí rebuscó postales en una caja. Sacó dos postales para que yo las viera, eran de Cádiz, de la Alameda de Apodaca. Se las di para que las pusiera en la caja y me preguntó ¿por qué no me las quedaba? Insistió que una colección de tarjetas postales antiguas de mi ciudad era muy bonita y a través de ellas se estudiaba el desarrollo urbanístico de la ciudad. Habló con el dueño para que me hiciera una rebaja y me las llevé.

A partir de esas dos tarjetas postales he desarrollado hasta la fecha una buena colección de tarjetas postales antiguas y modernas de Cádiz.

Al cabo del tiempo repasando mis postales al llegar a estas dos primeras postales de mi colección, recordé el domingo en la Plaza Mayo y el Rastro y leí por primera vez los textos de ambas. Y comprobé que esas postales habían salido de Cádiz en el año 1931 hacia Buenos Aires y se trata de un intercambio de sellos, o más concretamente el final del intercambio.

La primera postal tiene fecha de 1 de mayo de 1931 y según anotación del destinatario responde el 4 de junio. Según el texto, la señora o señorita remitente comenta que se ha dado de baja en la S. C. F., que yo interpreto como Sociedad Cádiz Filatélica, y se ofrece a enviarle los sellos de España que desee.

En la segunda postal enviada a Buenos Aires en octubre de ese mismo año, nuestra remitente gaditana agradece el ofrecimiento de intercambio de sellos y le recuerda al destinatario que se dio de baja en la S. C. F. y no le interesa seguir el intercambio.

Seguro que si miramos con mimo muchas de nuestras tarjetas postales circuladas nos podremos encontrar interesantes historias y conocer aspectos de la historia de las ciudades, en esta ocasión de la mía.

Juan Antonio Casas Pajares

Comisión de Maximofilia de FESOFI

0