Igualdad de género en las Fuerzas Armadas

Mañana 11 de octubre se pone en circulación, el sello, “Igualdad de género en las Fuerzas Armadas”

Correos ha querido sumarse a la  celebración de los treinta años de la incorporación de la mujer en las Fuerzas Armadas emitiendo un sello en el que se recoge la imagen de tres  mujeres representando cada una de ellas a un ejército en situaciones de labores militares, todo bajo la bandera de España. El sello se presenta en pliego Premium donde además de estos elementos aparecen los emblemas de los tres ejércitos y un fondo de indumentaria militar.

Un Real Decreto Ley de 23 de febrero de 1988 permitía, por primera vez, el acceso de la mujer a las Fuerzas Armadas del país. Esto posibilitó que 26 mujeres atravesaran por primera vez las puertas de las academias militares del país en calidad de alumnas: 17 enfermeras, cinco médicos, una farmacéutica, una ingeniera, una ingeniera técnica y una interventora.

Ellas fueron las grandes pioneras y abrieron el camino hacia la paulatina normalización de la mujer en el Ejército. Un camino lento pero inexorable.

En febrero de 1989 el Consejo de Ministros decidió abrirles también el acceso a las academias generales y a todos los cuerpos y escalas. Un poco más tarde se pudieron incorporar también a las Fuerzas Armadas como soldados voluntarios.

La nueva definición del modelo de soldado profesional de 1992 hizo que se produjera la primera convocatoria de tropa y marinería a la que podían acceder de forma igualitaria hombres y mujeres,  aunque quedaban excluidas de los puestos ‘de primera línea’ vetando así por ejemplo, su acceso a la Legión, a la Brigada Paracaidista y a otras unidades especiales.

No sería hasta 1999, cuando Defensa decidió apostar de forma definitiva por el modelo de Ejército profesional, regulando el principio de igualdad real entre hombres y mujeres.

Actualmente las mujeres están plenamente integradas en las Fuerzas Armadas, donde representan el 12,7% de los militares. Ellas pueden acceder en igualdad de condiciones a todos los Cuerpos y Escalas militares, incluidos los denominados puestos de combate.

Sin embargo, el empleo más alto al que ha llegado una militar hasta la fecha es el de coronel, alcanzado por Patricia Ortega en 2016. Ninguna mujer ha conseguido ser general en las Fuerzas Armadas, aunque ese objetivo está, cada vez, algo más cerca.

Este sello y sus características técnicas, quedará incorporado mañana al catálogo de Sellos de FESOFI, que podéis contemplar en esta misma web.

 

0