Los peligros de fumar.. (incendia un avión)

Nos situamos en 1928. Las primitivas Lignes Aéreas Latecoère que habían iniciado en abril de 1920 el correo aéreo en España, se habían convertido en  l’Aeropostale (CGA), una compañía que realizaba desde  marzo el enlace entre Toulouse y Buenos Aires con  aviones todavía inestables y  una magnífica plantilla de pilotos entre los que se encontraban Mermoz, Guillaumet o Saint Exupery, y  que no siempre conseguían evitar los accidentes en algunos de los tramos.

No tan conocido como los anteriores, pero uno de los pilotos fundamentales de esta etapa histórica fue Henri Rozés, curtido en la primera época de la línea.  Sólo entre el 12 de agosto de 1922 y el 17 de mayo de 1925 (Operando ya como CGEA) Rozés había realizado 1509 horas de vuelo, con 4 vuelos Cacasonne- Barcelona, 133 del segmento Barcelona-Perpignan, 95 vuelos directos Toulouse-Barcelona, 11 con ese mismo trayecto y escala en Perpignan o 36 de Barcelona Alicante por poner sólo algunos ejemplos, transportando 475 pasajeros, y habiendo tenido que realizar 34 aterrizajes forzosos.

Con este experimentado piloto, el 15 de diciembre de 1928, el LATE-25, que embarcaba dos pasajeros y 130 kg de correo procedente principalmente de Argentina, Brasil y territorios franceses de África despegaba de Barcelona a las  18:30 rumbo a Perpignan a pesar de la densa niebla en el aeródromo. Con escasa visibilidad, media hora después el piloto Rozès decide hacer un aterrizaje forzoso en Malgrat de Mar, donde uno de los depósitos de gasolina resulta dañado. Los vecinos acuden a ayudar, mientras que los asustados pasajeros que han resultado ilesos se tranquilizan. En esta situación un imprudente fumador  produce el incendio del avión y su destrucción total y el piloto queda herido. Gracias a la rápida reacción se consiguen recuperar unos 100 kg de correo, en su mayoría con marcas de fuego, que es trasladado a otro avión de la compañía con destino a Toulouse donde llega el día 22

El correo francés reencamina el correo recuperado aplicando una marca con la inscripción:

Los dos primeros corresponden a cartas ordinarias desde Senega, una de ellas oficial, franqueada exclusivamente con el sobreporte aéreo de 50 Fr y la otra, más deteriorada ha perdido el sello que completaba el franqueo

 

Otros dos ejemplos son las cartas de Casablanca a Bruselas y de Dakar a Rouen que han perdido el franqueo, a pesar de que en la de Marruecos se conserva el correspondiente a la tasa aérea. (Colección del autor)

Un número importante de  cartas se remitieron dentro de un sobre de servicio, ya sea por estar deterioradas o para evitar su posterior deterioro,  como el entero postal argentino dirigido a Alemania (Felzman)

Otro grupo de sobres se encaminó con una etiqueta mecanografiada con mención al accidente “en los alrededores de Barcelona” vista en sobres dirigidos a Burdeos

En cualquier caso este accidente es  sólo uno del más de un centenar de accidentes de las líneas postales en territorio español hasta la Guerra Civil, si bien el de Malgrat no mereció ni unas líneas en los periódicos españoles de la época.

José Pedro Gómez-Agüero

Vicepresidente de FESOFI, Jurado FIP de Aerofilatelia

 

Bibliografia

  • Collot Gerard y Alain Cornu. Ligne Mermoz. Editions Sinais 1990
  • Nierick, H. Recovered Mail (1910-1936). Concordia 1993
  • Saulgrain Paul, 100 Ans Poste Aerienne en France. Editions Roumet
  • Aranaz del Río, Fernando. Correo Aéreo Accidentado e incidentado relacionado con España. RAHF e HP 2020
  • Soula, Henri, Henri Rozés le laboureur du ciel. Hommage 2008
  • Archivos de la fundación Latécoère
0