Vales de la cooperativa de consumo de Correos

No es fácil saber si lo que tengo entre manos va a tener cabida en una colección numismática, pero como esta modalidad de coleccionismo tiene tantas líneas de estudio y coleccionismo, seguro que cuando conozcamos estos “vales” más a fondo, les encontraremos su sitio más adecuado. De entrada le di el nombre de “vale” sin saber ciertamente si estoy en lo cierto de que lo son, porque en el mismo, no hay referencia alguna. Pero llamarlo moneda tampoco me parecía lo más adecuado, salvo que maticemos que se trata de una moneda de cooperativa, aunque siempre se asocia el término moneda a aquellas que están realizadas con algún tipo de metal.

El estudioso numismático alicantino, D. Luis Miguel Garrido Notario en su libro “Las otras monedas de la Comunidad Valenciana en los Siglos XIX y XX” (1) que dicho sea de paso no describe está que hoy nos ocupa aquí, las nombra como “monedas de necesidad”, al tratarse de monedas o sistemas de pago que nacen al margen de las de curso legal y fruto de una necesidad social.

El cooperativismo de consumo en Europa surge en la ciudad británica de Rochdale en 1844, considerado como un cooperativismo moderno frente a uno anterior que podemos datar entre 1800 y 1844, que tiene en la figura de Roberto Owen, al padre del cooperativismo.

Consistían básicamente, y en líneas generales, en asociaciones o gremios con el objetivo de reducir para sus asociados o componentes, el costo de algunos productos de consumo. Y dentro de estos gremios, encontramos el de los empleados de Correos.

Según los datos cotejados, el cooperativismo en España llega a partir de los años 60 del Siglo XIX, centrándose todo este movimiento en las zonas industriales del país, y con una aplicación muy diversa en función del tipo de cooperativa creada. Con la llegada de la Guerra Civil, todo este movimiento cooperativo se detiene, y no se reanuda hasta casi finalizada la contienda.

Esta Cooperativa de Consumo de Correos estaba diseminada por toda España, lo que me hace pensar que no solo se trata de un caso aislado con “Alicante”, sino que seguramente saldrán muchos más de estos “vales”. Por citar otro ejemplo que he podido constatar, existió y hay referencias de otra Cooperativa de Consumo de Empleados de Correos en San Sebastián (2).

Este en concreto se trata de un ejemplar con un valor de 1 Ptas., de la Cooperativa de Consumo de los Empleados de Correos de Alicante, desconociendo si fue un valor único, aunque al tratarse del cooperativismo quién las pone a disposición de los empleados de Correos, entendemos que debieron ser varios los valores emitidos. En una de las partes de esta “moneda social”, aparece la numeración “444”, lo que hace pensar que se trataba de vales numerados con cuya numeración se favorecía cierto control en su uso, asociando los vales entregados a un listado de empleados que los reciben, evitando así el mal uso de los mismos.

Por la simbología que aparece en el “vale”, con la Corona Mural, bien podemos situar esta moneda social en tiempos de la 1ª o de la 2ª República, pero este detalle no lo hemos podido constatar y merece de un estudio más profundo a la vez que poder cotejar otras piezas que estén en manos de los coleccionistas.

Poca información al respecto hay publicada. Cabe que sea un tema pendiente de un profundo estudio. Pero este es un ejemplo más de que el coleccionismo es una ciencia que hay que practicar porque nos da este tipo de alegrías al coleccionista.

José Ivars Ivars

 

Notas:
  1. Libro-catálogo editado por Digitarte en el año 2020.
  2. Concepción Rousell y Norberto Albóndiga. “Historia de las Cooperativas de Consumo Vascas”. 1994. Editado por la Federación de Cooperativas de Consumo de Euskadi.

 

0