La primera tarjeta postal certificada

 El Doctor Thebussem fue, probablemente, la primera eminencia filatélica española, y se dedicó con asiduidad al estudio del correo, siendo el precursor en España de una gran innovación que ha llegado hasta nuestros días, tomando esta idea de otros países que ya la admitían a circulación: la tarjeta postal.

Durante los meses de mayo y junio de 1871, se publicó la Real Orden y la circular que regulaban su uso, señalándose que las mismas podrían circular a la mitad de coste que las cartas ordinarias. El funcionamiento de las tarjetas postales era, básicamente, el mismo que el de las cartas, permitiéndose como modalidad el envío de las tarjetas certificadas. Lo que no se aprobó fue un modelo “oficial” para la aplicación de la tarifa reducida, por lo que algunos particulares imprimieron tarjetas postales de forma privada.

Entre ellas, destacan las emitidas por el propio Doctor Thebussem a partir del mes de mayo de 1873, en cuya leyenda se señalaba de forma irónica “Tarjeta postal, creada por superiores disposiciones de 10 de Mayo, 10 Junio y 7 Julio 1871 y permitida su circulación en España según Tarifa de 15 Septiembre 1872. Como al gobierno se le hace cuesta-arriba emitirlas, el Doctor Thebusen dispone esta tirada (Mayo 1873) para su uso y para regalarla a sus amigos”. De hecho, como en el mes de Junio todavía no había aparecido el modelo oficial, el propio Dr Thebussem produjo otra tirada en la cual se indicaba “Novísima edición (Junio 1873), ínterin el Gobierno no sale de su cuidado”.

Con fecha 8 de noviembre de 1873, se publicó una Circular en la cual se indicaba que, una vez terminada la elaboración de la Tarjeta-postal, la Dirección General de Correos, de acuerdo con la de Contribuciones y Rentas, había tenido a bien disponer que su emisión tuviera efecto desde el día 1 de Diciembre de 1873, fecha en que se pondrían a la venta las tarjetas oficiales españolas. En dicha norma se prohibió la circulación de las tarjetas privadas emitidas por particulares que se habían circulado hasta la fecha.

Probablemente, la inminente prohibición del uso de las tarjetas privadas empujó al Dr. Thebussem al envío de una de sus tarjetas precursoras de tipo III, emitida en Junio de 1873, por correo certificado, la cual se entregó directamente en el Departamento señalado para la certificación de las cartas, que anotó el número 338 y estampó la marca ovalada certificado Medina Sidonia junto al Fechador de Medina Sidonia de 17 de Noviembre de 1873. Posteriormente, la carta circuló hasta Madrid, donde llegó el 19 de Noviembre.

Consciente de la singularidad y rareza de la pieza, el propio Doctor Thebussem, dejó constancia de forma manuscrita de que esta era la Unica, tarjeta certificada que ha circulado en España”. Obviamente la única y la primera. La siguiente tarjeta certificada española, de la que tengamos noticias, circuló casi 14 años después, en septiembre de 1887.

Alfredo Miguel

0