Real Fábrica de Tapices y Cº. Emilia Pardo Bazán

Mañana 6 de septiembre de 2021, la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos, S.M.E. emitirá dos sellos de correo dedicado uno a la “Real Fábrica de Tapices”, dentro de la serie “Patrimonio artístico” y el otro a la serie “Literatura” dedicado al “Centenario del fallecimiento de Emilia Pardo Bazán”

Real Fábrica de Tapices”

DATOS TÉCNICOS:

– Emisión: PATRIMONIO ARTÍSTICO

– Motivo: Real Fábrica de Tapices

– Fecha de puesta en circulación: 6 de septiembre de 2021

– Procedimiento de impresión: Offset

– Soporte: Estucado, engomado, fosforescente

– Dentado del sello: 13 1/2 (horizontal) y 13 1/2 (vertical)
– Formato del sello: 40 x 40 mm

– Efectos en pliego: 25

– Valor postal del sello: 2,40 €

– Tirada: 160.000 sellos

Hasta que España no perdió sus territorios en Flandes, tras la Guerra de Sucesión, los tapices que llegaban a nuestro país provenían de esta región de Europa Occidental.

Fue entonces cuando en 1721, Felipe V fundó la Real Fábrica de Tapices en Madrid, cerca de la Puerta de Santa Bárbara. Al timón se colocó la familia Vandergoten, artesanos flamencos de varias generaciones.

A finales del siglo XIX, ante la necesidad de realizar las obras del ensanche de la ciudad de Madrid, Alfonso XII autoriza la demolición del edificio de la Real Fábrica de Tapices siendo trasladada a la nueva sede en Atocha. El edificio, de estilo neomudéjar, fue diseñado por el Arquitecto Mayor de Palacio, José Segundo de Lema.

En el año 2006 el edificio fue declarado Bien de Interés Cultural y cinco años más tarde, es seleccionado dentro del Plan del Patrimonio Industrial por el Instituto del Patrimonio Histórico Español.

El origen histórico de los tapices se remonta a los inicios de la historia de la humanidad. La finalidad entonces era aislar el frío de los muros de piedra, así como las humedades. Su fin no era decorativo, por lo que se trataba de paños gruesos que se colgaban en las paredes.

Los tapices pasaron a decorar estancias de iglesias, palacios o castillos a partir de la Edad Media. El diseño se fue haciendo más complejo, recreando escenas de batallas, construcciones arquitectónicas, escenas de caza o paisajes naturales y costumbristas.

En cuanto la técnica, primero se hace el petit patron, que es un esbozo y es lo más importante ya que compone la idea. Sobre el petit patron se hace el cartón, que realiza el artista o su taller a escala 1/1. Después, sobre ese cartón, el tapicero va tejiendo.

El sello compone una colorida imagen compuesta por ovilladores manuales, herramienta fundamental para la fabricación de estos espectaculares tapices.

 

Centenario del fallecimiento de Emilia Pardo Bazán”

DATOS TÉCNICOS

– Emisión: LITERATURA

– Motivo: Centenario del fallecimiento de Emilia Pardo Bazán

– Fecha de puesta en circulación: 6 de septiembre de 2021

– Procedimiento de impresión: Offset

– Soporte: Estucado, engomado, fosforescente

– Dentado del sello: 13 ¾ (horizontal) y 13 ¼ (vertical)

– Formato del sello: 40,9 x 28,8 mm (horizontal)

– Formato del pliego Premium: 260 x 200 mm (horizontal)

– Valor postal del sello: 2 €

– Efectos en Pliego Premium: 8 sellos

– Efectos en Pliego: 25 sellos

– Tirada: 160.000 sellos / 3.000 Pliegos Premium

En el 2021 se cumplen cien años de la muerte de la escritora coruñesa Emilia Pardo Bazán.

Además de su faceta como creadora literaria, destaca también la de pensadora feminista, que quizás, la convirtió en una de las primeras mujeres considerada como tal.

Pardo Bazán reivindicó la necesidad de que la mujer pudiera tener un trabajo con salario propio y no tener que vivir dependiendo de un hombre si lo desea.

Su vida y su obra sirven hoy día como referencia para entender el siglo XIX, en especial durante la Restauración.

Fue una mujer valiente con una formación muy avanzada para su época: dominaba varios idiomas y distintos campos del conocimiento. En un mundo literario dominado por los hombres, Emilia Pardo Bazán escribió obras tan célebres como Los pazos de Ulloa, La cuestión palpitante o Insolación.

En el mundo de la creación literaria, se puede decir que practicó casi todos los géneros y actividades: cuentista, novelista, poeta, ensayista, dramaturga, traductora, crítica literaria, editora, catedrática y quiso entrar en la Real Academia Española hasta en tres ocasiones, pero no se lo permitieron por el simple hecho de ser mujer.

Mantuvo correspondencia con nombres tan relevantes como Clara Campoamor, Cánovas del Castillo, Menéndez Pelayo, Clarín, Benito Pérez Galdós o Lázaro Galdiano.

Tachada de inmoral por defender fehacientemente los derechos de la mujer, nunca se amedrentó y demostró que además de madres y esposas, las mujeres pueden ser y hacer muchas más cosas, en definitiva, pueden hacer lo que deseen.

Un sello en color morado, color que representa el feminismo, tiene como motivo principal el símbolo de Venus y, en su interior, una imagen de Emilia Pardo Bazán de espaldas y de perfil. El fondo del sello reproduce parte de un texto de la escritora en el que destacan palabras tan representativas en su vida como “derechos” o “mujeres”. Cien años después de su muerte, se puede decir que, hoy su voz, se oye más fuerte que nunca.

Estos sellos y sus características técnicas, quedarán incorporados mañana al catálogo de Sellos de FESOFI, que podéis contemplar en esta misma web.

 

0